22/6/16

¿Cómo presentar a los personajes en una novela?


Tengo 35 tacos. Por mis manos (y mis ojos) han pasado cientos de libros. ¿O miles? No lo sé. Un montón. Y libros de todo tipo y género: fantasía, ciencia ficción, romántica, historia, thriller... Como también escribo novelas me fijo en ciertas cosas, supongo que todos los escritores lo hacemos. Me fijo en cómo estructura el autor la historia, qué técnicas usa... Una de las cosas que más me llama la atención es la presentación de los personajes. No me refiero a su descripción o a los motivos y anhelos que les mueven, me refiero a cómo los presentan. A cómo consiguen que esos personajes sean importantes para nosotros.

Creo que, básicamente, hay dos tipos de presentación. Ignoro si tienen algún nombre, o si hay más, lo cierto es que no he encontrado mucha información a ese respecto. Así que como yo soy un tío muy original y ocurrente, les he puesto nombre. en un alarde de originalidad les he llamado Presentación directa y Presentación indirecta.

¡Vamos a ello!

La presentación directa

Pongamos como ejemplo El camino de los reyes, de Brandon Sanderson. Al inicio de la novela nos encontramos con dos personajes, Kaladin y Shallan. La forma de presentar a estos personajes es por separado. Es decir, Kaladin con su propia trama y Shallan con la suya. Dos historias paralelas, pero independientes una de la otra. Al menos de momento.

El problema que nos encontramos con la Presentación directa es que puede sufrir altibajos. Estás leyendo las aventuras de Kaladin y, de repente, nos cambian a Shallan, un personaje del que no sabes nada y que, a priori, te importa un pepino. ¡Tú quieres saber qué pasa con Kaladin! Y eso si solo tienes un par de personajes, pero si metes más, esta forma de presentar a los personajes puede jugar en tu contra.

¿Es aconsejable hacerlo? ¿Sí? ¿No? Pues supongo que depende de como escribas. En el caso de El camino de los reyes no me está resultando ningún lastre, porque Sanderson escribe muy bien y logra con pocas palabras que ese personaje te interese. Y, sobre todo, consigue que las tramas avancen. Eso siempre es de agradecer. Pero si te dedicas a rellenar páginas como un loco sin que pase nada... puedes tener algún problema.

La presentación indirecta

Para este tipo de presentación voy a tomar como ejemplo otra super saga de fantasía: La rueda del tiempo, de Robert Jordan. En estos libros, Jordan nos presenta montones de personajes, cada uno con su propia importancia dentro de la trama. Son muchos, y podría resultar agotador seguir una trama para cada uno. Pero el autor los va presentando de manera velada hasta que logra que empatices con ellos, de manera que llega un momento en el que, ni te importa ni te choca, que cuente la historia desde su punto de vista.

Empieza la historia con Rand al'Thor y, a lo largo del primer libro, nos va presentando al resto de elenco desde los ojos del protagonista. En casi ningún momento cambia el punto de vista Seguimos a Rand, con el que nos muestra, a través de sus vivencias, a Mat, a Perrin, a Moraine, a Lan... De esa manera consigue que empaticemos con los personajes "secundarios" hasta el momento de hacerlos "principales". Cuando por fin pasamos al punto de vista de Perrin, el herrero es tan conocido por nosotros, que no solo no nos molesta, sino que aplaudimos que tenga algo más de protagonismo.

Pasa lo mismo con todos y cada uno de los personajes. Primero los presenta desde los ojos de un personaje asentado y, después, le dedica un capítulo a él solo.

Personalmente, me gusta más este tipo de presentación aunque, claro, a veces por exigencias del guión no se puede hacer.

¿Y a vosotros? ¿Cuál os gusta más?

4/5/16

¿Qué podréis encontrar en La sangre de Valaquia 2?


¡¡¡Buenos días!!!

Hoy estoy contento. Llevo una semana escribiendo casi sin parar. Aun queda algo para terminar La sangre de Valaquia 2, pero va por buen camino. No me gusta dar fechas, ya lo sabéis, a menos que ya esté el manuscrito completamente terminado. Como no es el caso, simplemente diré que lo publicaré dentro de poco.

Pero sí que puedo comentaros algunas cosillas de lo que vamos a encontrar en sus páginas (o posiciones, siendo como es en electrónico). Como no puede ser de otra forma, La sangre de Valaquia 2 va a estar cargada de acción y aventura, persecuciones en coche y comentarios jocosos por parte de Alias.

Pero claro, hay que ser consecuente con la historia y, si bien Alias seguirá en sus trece, metiéndose con los malos y haciendo chistes de los suyos, estará un poco más contenido. ¿Por qué? Pues porque la historia lo exige así. La cosa se ha puesto muy complicada para el aventurero melenas y no son situaciones para estar diciendo chorradas todo el rato. Pero tranquilos, Alias seguirá siendo Alias.

También tendremos algo de lo que ha carecido la serie de Cazadores del inframundo siempre: amor... o algo parecido, ya lo iréis viendo. Habrá personajes nuevos, viejos conocidos e incluso alguno que hace doblete y se viene de otra serie a pasar el rato.

Respecto a la conexión con el Universo Quinox, tampoco os voy a decir mucho. Ya sabéis que me gusta que vayáis descubriendo los guiños con la lectura. Así es más divertido. Solo diré que tiene mucha, mucha, mucha conexión, sobre todo con Quinox 4: Proyecto Caos y Quinox 5: Ascensión. De hecho, podríamos calificar La sangre de Valaquia 2 como una especie de anexo a las otras dos novelas.

Meter a Cazadores del inframundo en el Universo Quinox no ha sido fácil. Originalmente eran dos universos diferentes, así que he tenido que hacer auténticos malabarismos para unirlos. El primer paso fue con Cadena Plateada 2: Arenas de oro. En esa aventura no se mencionaba a Alias ni a ninguno de los personajes de Cazadores del inframundo pero, ¡oye! ¡se llama Arenas de oro y sale un hombre lobo! Más claro agua ¿no? Además, sentaba ciertas bases para lo que sería el díptico de La sangre de Valaquia.

La sangre de Valaquia 1 fue el segundo paso. Es cierto que no está tan conectada al Universo Quinox como debería, pero la historia era la que era. Y prefiero hacer las cosas bien, poco a poco, sin prisas. Aun así, sí que tiene ciertos guiños reconocibles para cualquiera que haya leído las demás novelas.

La sangre de Valaquia 2 es la inclusión total y definitiva de Víctor Alias en el Universo Quinox. De hecho, casi diría que es una de las novelas más importantes del Universo Quinox. Y además, sentará las bases de Apocalipsis (nombre provisional), la novela que reunirá a Quinox, Cadena Plateada, Víctor Alias y Lince Smith y que será la culminación de todo esta saga.

Ya hay quien me ha preguntado si después de Apocalipsis seguiré escribiendo novelas del Universo Quinox. La respuesta es... posiblemente. ¿Quién sabe? Tal vez. Es posible. Por ahora prefiero centrarme en terminar esta historia y más adelante... pues a ver qué dicen las musas.

Mientras tanto, os invito a que descarguéis completamente gratis las dos primeras entregas del Universo Quinox en formato PDF. Podéis encontrarlas en la sección Descargas Gratuitas. Y si os gustan... ¿Quién sabe? A lo mejor queréis acompañarme hasta el final del camino.

22/4/16

¿Cómo continuaría yo Castle sin la capitana Beckett?


Hace un par de días saltaba la noticia: Stana Katic deja su papel de la capitana Kate Becket en la serie Castle. La explicación oficial es que por falta de presupuesto tenían que prescindir de algunos actores y, además, hacer una novena temporada de solo 13 capítulos. Hay otras teorías que afirman que, en realidad, la actriz ha dejado la serie porque no se lleva del todo bien con Natha Fillion, actor que da vida a Richard Castle.

Ninguna de las dos explicaciones termina a mi de cuajarme, la verdad. La primera porque, si de verdad tienen que recortar en presupuesto... ¿no hubiera sido más lógico prescindir de dos o tres personajes secundarios, como los detectives Ryan y Exposito o la madre de Castle, en vez de uno de los personajes más importantes? Y la segunda porque... bueno ¿de verdad creéis que alguien como el de la foto puede hacerle algún mal a alguien?



Pero bueno, no estoy aquí para hablar de las idas y venidas de los actores, eso podéis verlo en los dos enlaces que os he puesto ahí arriba. Lo que quiero hacer es trasladaros lo que yo haría si tuviera que escribir unos guiones de Castle sin Beckett.

Tal como yo lo veo, seguir la serie sin la señorita Beckett es una cagada monumental. Es un personaje demasiado importante y demasiado querido por los fans como para que la serie pueda sobrevivir. Peeeero... creo que hay ciertas cosas que podrían ayudar a que la serie reviviera. Y una de ellas, tal como yo lo veo, es cambiar por completo el escenario y la temática.

Quiero decir que si hacen una novena temporada sin Beckett, pero el escenario sigue siendo la misma comisaría, los mismos personajes y todo igual pues.... como que se va a notar mucho su ausencia ¿no?

Pero ¿y si cogemos a Castle y lo cambiamos de entorno? ¿Y si coge su agencia de detectives y se muda, por ejemplo, a Hollywood? ¿Os imagináis a Richard Castle en Hollywood resolviendo asesinatos de famosos? Fiestas, chicas, crímenes... el cocktel perfecto. De esa manera, quizás, no se notaría tanto el cambio de elenco. Sería algo así, como un spin off de Castle, protagonizado por Castle.

Eso es algo que ya hicieron en su momento en El mentalista, cuando dos de los actores principales se fueron de la serie. Cambiaron por completo el entorno, cerraron la trama principal e hicieron como una especie de reinicio para la temporada siguiente. Y funcionó, al menos para mi.

Y ya está. Eso haría yo si fuera el guionista de Castle. ¿Qué opináis? ¿Os gustaría que siguiera así? ¿Qué haríais vosotros? ¡Opinad Eternos!

Aprovecho para recordaros que hace poco escribí una entrada en la que Richard Castle nos da consejos para escribir.

20/4/16

Riverside Falls, o cómo escribir una novela a lo loco


Cuando empecé a escribir Riverside Falls estaba en plena Stephen King Manía. Leí varios libros seguidos del genio del terror y, de alguna manera, me impregné de ese estilo y decidí seguir algunos de los consejos de escritura que da en su obra Mientras escribo.

Uno de los libros que leí fue La cúpula (Gran libro, gran serie, pero nada que ver el uno con la otra). Y Riverside Falls le debe muchísimo a La cúpula. No me tiemblan las manos al reconocer que intenté, guardando las diferencias, imitar el estilo del tito King. Le presté más atención al escenario, describiendo la ciudad como si de un personaje se tratara; he sido más detallista en esta última novela que con las del Universo Quinox o cualquiera de las novelas independientes. Que lo haya hecho bien o no, ya me lo diréis vosotros. Pero ha sido una experiencia interesante evolucionar como escritor.


¡A lo loco! ¡A lo loco se vive mejor!

Otro de los consejos que seguí de Stephen King fue el de improvisar. Normalmente hago un guión de la novela. A veces más básico, otras más detallado, pero siempre voy sobre seguro. Con Riverside Falls fue distinto. Simplemente escribí. Cogí un folio, un bolígrafo, y me lié.

Cuando escribí la primera frase de la novela no tenía ni idea de por dónde iban a ir los tiros. Solo tenía dos nombres: el de uno de los personajes principales, Jack Mallory y el del pueblo, Riverside. No sabía qué iba a pasar, ni siquiera sabía qué tono iba a tener la novela, ni el género. Nada de nada. Solo me dejé llevar.

Ha sido divertido hacerlo así. Escribir la novela de esta manera, se parece mucho a leerla. No sabes qué va a pasar en la siguiente página y te sorprendes cuando tal o cual personaje decide tomar una decisión. O cuando sucede algo que no tenías previsto. Hace que la novela fluya de forma más natural. Además, es un ejercicio mental bastante interesante, que te obliga a buscar soluciones para que todo cuadre y tenga sentido.

Casi todo a mano

Otra de las diferencias con el resto de mis novelas es que está escrita prácticamente entera a mano. Eso es porque cuando la empecé a escribir estaba de vacaciones en Cádiz y se me olvido llevarme el ordenador portátil. Normalmente, me despierto muy temprano, bastante antes que mi novia, así que, entre las siete de la mañana que me despierto yo y las diez que se despierta ella, tenía que hacer algo para no aburrirme.

Riverside Falls la he escrito a mano. La siguiente la escribo así.

Resulta que, mientras Robin hacía sus cosas en el jardín de la casa que habíamos alquilado, cogí unos folios que había por allí, un bolígrafo y me puse a escribir. Imaginaos mi sorpresa cuando comprobé que escribir a mano me dejaba la mente más lúcida. Veía los detalles casi como si estuviera allí. El pequeño pueblo de Riverside Falls cobró vida en mi mente. Casi podía estirar la mano y palmear el hombro del capitán Ryan Fox o guiñarle un ojo a Lorenn Gueller. Todo estaba allí. Solo tenía que plasmarlo en el papel.

Evidentemente es más lento hacerlo así, pero los resultados creo que merecen la pena. No sé si la siguiente que escriba también la escribiré a mano, pero me lo estoy planteando.

En definitiva, Riverside Falls es una novela distinta a las anteriores pero que, creo, lleva mi sello. A pesar de tener algo más de detalle y descripción me parece que no me he pasado y, al menos según mis lectores 0, se lee rápido y bien. Hay misterio, algo de humor, enigmas y algunas sorpresas. Espero que os guste.

¡Lee ya el prólogo de Riverside Falls!

Compra Riverside Falls

17/4/16

5+1 consejos de Richard Castle para escritores

Consejos de Richard Castle para escribir novelas

Hay tantos escritores como personas. Escritores de ciencia ficción, de fantasía, de novela romántica... Escritores de éxito, sin éxito, con un poquito de éxito...  Pero solo hay un escritor ficticio que escriba libros reales que no escribe él. Es un poco lioso, pero es más o menos así. Me refiero a Richard Castle, protagonista de la serie Castle.

Para el que no lo sepa se trata de un escritor de misterio que un buen día empieza a ayudar a la policía a resolver asesinatos. Lo interesante es que los libros que Castle publica en la ficción podemos comprarlos en la realidad, bajo el nombre del autor pero, claro, escritos por otra persona. Porque Richard Castle no existe, aunque parezca que sí.

El caso es que como buen escritor que es, el señor Castle nos da consejos para escribir novelas. Aquí os hago una recopilación de algunos de ellos, recogidos de la sección Preguntas y respuestas de su página web.

Escribir, volver a escribir y leer

Estos son un clásico. Todos los escritores, desde el primero hasta el último te dirán algo parecido. Y tiene razón. Es como pretender arreglar un televisor leyendo solo la teoría. No, hay que practicar, practicar mucho. Y leer mucho para saber qué hacen mal otros autores y no hacerlo tú.

Hacer cosas en la vida que te inspiren

Este es muy importante y muchas veces nos olvidamos de ello. Sí que es cierto que la vida de un escritor español no es fácil. Aquí no es como en otros países que es posible dedicarte solo a esto. Que va, aquí tienes que compaginarlo con un trabajo "de verdad". Pero eso no quita que de vez en cuando aparques el boli y el papel (o el ordenador, o lo que sea) y salgas de la rutina y hagas algo que te inspire escenas, que te ayude a desengrasar ese cerebro creativo que tienes.

Beber buen vino con amigos


Aquí podemos hacer una aclaración. Quien dice vino, dice Coca Cola o agua. el caso es desestresarte. Vivir la vida, que no todo es escribir, trabajar, trabajar y escribir. La vida es mucho más, y cuando entendamos eso, nuestras palabras irán surgiendo mágicamente.

El bloqueo de escritor

Respecto a esto, el señor Castle dice las siguientes palabras:
Yo no creo en el bloqueo del escritor. Creo en la vergüenza del escritor. Eso es cuando estás tan avergonzado por la baba horrorosa que estás escribiendo que no puedes soportar la idea de verlo en la página. Después de todo, siempre se puede escribir algo. He descubierto que darte permiso para escribir mal es la puerta de entrada a escribir bien. Puede que no sea bueno, puede no tener sentido, pero eso está bien. Después de suficientes páginas de tonterías sin sentido, tu cerebro va a descubrir algo interesante, y antes de que te des cuenta, estarás escribiendo de nuevo. También he descubierto que escribir acerca de por qué no se puede escribir te permite descubrir lo que te está parando. Una vez que sabes lo que te detiene, puedes enfrentar el problema y resolverlo.
En cierto modo tiene razón ¿no? ¿Qué nos frena? ¿Es algo en la historia que no termina de gustarnos? ¿Algún personaje está haciendo algo que no debería hacer? Descubrir qué es nos permitirá seguir adelante. Tenemos que echar la vista atrás, descubrirlo, arreglarlo y continuar escribiendo. Al fin y al cabo, escribir una novela no es solo poner una palabra detrás de otra, hay que repasarla, arreglarla, hacer cambios... Todo eso entra en el proceso de escritura.

Cómo mejorar la habilidad para la escritura

Una vez más, os dejo las palabras del maestro:
Cuanto más se escribe, mejor se escribe. Además, ¡lee! Me gusta leer todo de misterio, la ficción y el verdadero crimen que cae en mis manos. La lectura de los grandes escritores te da algo a lo que aspirar. Pero también es importante escribir sobre lo que sabes, lo que te fascina.... Salir y experimentar la vida lo más que puedas, encontrar un lugar tranquilo y encontrar tu voz. Y no puedo enfatizar esto lo suficiente: la práctica, práctica, práctica.
Pues ahí lo tenéis, está claro que para aprender a escribir hay que escribir. Y no lo dice solo Castle, también lo dicen autores reales como Stephen King. Un punto importante es lo de escribir sobre lo que te gusta. A veces lo olvidamos, intentando imprimir a nuestras novelas algo que no son. Si no nos gusta la arquitectura, por ejemplo, no es necesario hacer una descripciones profundas de los edificios que rodean al personaje. Escribimos para nuestros lectores, sí. Pero el primer lector de nuestra novela vamos a ser nosotros mismos, así que pensemos un poco en nosotros.

Y luego está el tema de de leer sobre cosas reales. también es interesante. Si escribe terror, leer sobre leyendas urbanas, por ejemplo. Si escribes sobre extraterrestres, lee sobre OVNIS. Nunca sabes cuando puede llegar ESA gran idea.

Y como bonus track, un pequeño consejo de gramática:

Guía de gramática de Richard Castle
La diferencia entre "Vamos a comer abuela" y "Vamos a comer, abuela".
¡La puntuación salva vidas!
Si queréis más consejos de gramática de Richard Castle, entrad en este enlace. Están en inglés, para la gramática en inglés, pero tienen su gracia.

¿Os ha gustado la entrada? No dudéis en compartirla, retuitearla o lo que sea. Tanto yo como Richard Castle os lo agradeceremos. Él con nuevos capítulos de su serie y yo con nuevas entregas del Universo Quinox

¡¡Saludos!!

13/4/16

7 razones por las que ver Sobrenatural


Cualquiera que me siga en las Redes Sociales o haya mantenido conmigo una conversación sobre series sabrá que una de mis series predilectas es Sobrenatural. Para mi, de las mejores ficciones que hay ahora mismo en antena. Es una mezcla explosiva entre Expediente X y cualquier serie policíaca, con los hermanos Winchester investigando sucesos paranormales a ritmo de Rock and Roll. Pero ¿por qué me gusta tanto? ¿Que tiene esta serie para que quiera ver un capítulo detrás de otro? ¿Por qué no me aburro de volver ver capítulos que ya he visto diez veces? Pues yo os lo cuento.

La trama

Para el que no lo sepa, Sobrenatural gira en torno a dos hermanos: Sam y Dean Winchester, que se dedican a cazar criaturas sobrenaturales a lo largo y ancho del país (EEUU, por supuesto). La historia va degenerando hasta tener que enfrentarse a ángeles y demonios. Incluso al mismísimo Lucifer.

A pesar de desarrollarse a base de capítulos autoconclusivos, la épica que derrocha cada uno de ellos hace que no pueda dejar de verlos. Veo uno y luego otro más. Y otro más. Es casi como una adicción.

El humor

Lo bueno que tiene Sobrenatural es que es muchas series en una sola. Tenemos misterio, terror, acción y humor, mucho humor. Con Sobrenatural me he reído más que con muchas series puramente cómicas. De esto, Dean tiene mucha culpa. Lo que me lleva inevitablemente al tercer punto.

Dean Winchester

Así, sin paños calientes, Jensen Ackles (actor que encarna a Dean Winchester) es el mejor actor de televisión que hay ahora mismo.  ¡Ese tío tiene la cara de goma! Da igual la escena que le toque, es capaz de bordarla y salir airoso con un 10. Por no hablar de las escenas humorísticas. Esas expresiones de miedo que pone, sus comentarios sarcásticos, su forma de ser. Es uno de los personajes de Sobrenatural que más evolución ha tenido a lo largo de la serie. Y el más creíble.

Los chorrisodios

Tal vez debería hablar de esto en el punto de Humor, pero creo que los Chorrisodios de Sobrenatural merecen una sección aparte. Son capítulos, normalmente sin relevancia para la trama, en los que los guionistas se desmelenan. Suelen ser capítulos absurdos, sin sentido ninguno, con los que no puedes parar de reír. El capítulo en el que se meten en la tele e interactúan con los personajes de las series (esos Winchester convertidos en los de CSI); aquél en el que las leyendas urbana cobran vida... Saben reírse de sí mismos, criticándose con una maestría y una poca vergüenza que roza lo absurdo. Y eso, siempre, siempre es bueno.

Los personajes

Casi todos los personajes de Sobrenatural destilan carisma por los cuatro costados. Desde los héroes, como Dean, simplemente por su forma de ser; Castiel, ese ángel despistado que parece que no se entera de nada o Bobby, el viejo borracho que está siempre de mal humor y es casi como un padre para los hermanos Winchester; hasta los villanos. Crowley, que lo mismo habla con educación que termina su frase con un grito desgarrador cargado de mala ostia; Dick Roman y sus frases con doble sentido. Hay muchos, muchos más. Incluso los secundarios, todos tienen una característica que les hace especiales.


El Rock&Roll

Aunque lo han dejado un poco de lado en las últimas temporadas, Sobrenatural sigue siendo una serie esencialmente roquera. Con su Chevrolet Impala del 67, los hermanos atraviesan el país al ritmo de AC/DC, Metálica o Kansas (normalmente grupos de rock clásico, de los 60, 70 u 80). Incluso la entradilla de todos los últimos capítulos de temporada se ha convertido en un clásico con Carry on my wayward son de Kansas sonando.

Los alias

Para investigar sus casos, Sam y Dean suelen hacerse pasar por policías, agentes del FBI o lo que se tercie. Para ello se inventan unos alias que suelen coincidir con estrellas del rock o del cine. Me vienen a la cabeza el agente Perry y Tyler; Banner y Stark; Ford y Hammill... No te extrañe que, conforme ves la serie, lances alguna risita al escuchar sus nombres.

Hay muchas, muchas más razones por las que ver Sobrenatural (si siguiera escribiendo tendría que publicar esto como libro en Amazon): la relación entre los hermanos, las chicas guapas, la emoción de cada uno de los capítulos, el guión... Para mí una de las series más redondas que hay ahora en antena.

¿Y a vosotros? ¿Qué os parece Sobrenatural?