Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter! Sígueme en Instagram!

Avance de Apocalipsis



Capítulo 0



Raven City

Hace dos años

—¡Tobbi!
Jared apartó la gruesa rama de un árbol para poder pasar por donde segundos antes su labrador color marrón se había escabullido. Siempre hacía lo mismo. Empezaba el paseo muy bien y luego, en cuanto olía algo que le llamaba la atención, se despistaba.
—¡Tobbi, ven aquí! —volvió a llamar.
No sabía por qué, pero le había parecido buena idea sacar a pasear a Tobbi ese día. Ahora ya no estaba tan seguro. Con lo que estaba pasando en la ciudad, tal vez lo mejor hubiera sido quedarse en casa. Ya recogería sus destrozos cuando los hiciera
No, qué va. La razón por la que había decidido dejar a Jane sola en casa un día como aquel y llevarse a Tobbi a dar su paseo matutino no era otra cosa que el morbo.
Conocía un lugar en el bosque, cerca de su casa. Un lugar lo suficientemente apartado para no correr peligro, desde el que ver todo lo que estaba pasando. Necesitaba verlo, necesitaba grabarlo. Sería una buena forma de conseguir seguidores en Instagram. Porque le hacía falta. ¿Solo cien, Jared? ¿En serio? Puedes hacerlo mejor.
Allí estaba Tobbi, olisqueando un trozo de tierra. A saber qué estaría detectando ahí. Cuando se aseguró de que el perro estaba entretenido y que no se iría por ahí a hacer Dios sabe qué, Jared se giró.
Share:

Autores y sus seudónimos


A veces, los escritores usan seudónimos. Bien por ocultar su verdadera identidad, o para que su éxito no sea un lastre a la hora de abordar otro género o por razones varias. Cada uno tiene sus motivos, pero lo que sí es cierto es que detrás de cada seudónimo hay una historia.

Uno no se cambia el nombre así como así, cogiendo nombres al azar. Hay un motivo, una razón. Y en esta entrada os hablo de siete autores que han publicado bajo un seudónimo y el motivo por el que eligieron ese nombre en concretos.

¿Me acompañáis?


Share:

Las 20 preguntas a Claudio Cerdán


Claudio Cerdán es un escritor de novela negra con 8 libros publicados. Ha ganado el Premio Novelpol a la Mejor Novela Negra y el Ciudad de Santa Cruz, además de quedar finalista en muchos otros como el Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón o el Valencia Negra. Sus novelas se han editado en Francia, España, México y Argentina.

Su última novela, La última palabra de Juan Elías, escrita junto a Pau Freixas es la continuación de la serie Sé quién eres.

¿Cuándo comenzaste a escribir? ¿Qué fue lo que te introdujo el gusanillo de la escritura en las venas?
Me apunté a un curso de escritura en la universidad y poco a poco fui creando mis libros.

¿Tienes algún truco a la hora de escribir que quieras compartir con nuestros lectores?
Disciplina y objetivos. Y no marcarse fronteras.

¿En qué te inspiras para escribir tus historias?
La inspiración viene de cualquier parte, desde un paseo a un videojuego. Solo hay que estar despierto para cazarla.



¿Te has enfrentado alguna vez a la página en blanco? ¿Qué hiciste para superarlo?
Empezar a escribir. A veces sé que al acabar tendré que rehacer por completo los primeros párrafos, pero hay que empezar de alguna manera o no se avanza nunca.

¿Qué es para ti escribir?
Un trabajo y un placer.

¿Te basas en personas reales para construir tus personajes?
A veces. Otras sumo varias personas o personalidades y la suma me da el personaje.

¿Qué tiene que tener un buen personaje para que atraiga al lector?
El lector ha de ser capaz de empatizar con él, sea el protagonista o el villano, y para conseguirlo deben ser humanos.

¿Cuál es tu objetivo a la hora de escribir una historia?
Hacerlo lo mejor posible y que el lector disfrute del viaje.

¿Prefieres escribir novela o relato?
Son muy distintos. Ahora mis pensamientos se centran sobre todo en novelas.



¿Qué es más difícil de escribir? ¿Una novela o relato?
Una novela, porque corres el riesgo de perder el norte, traicionar el principio, o de que los personajes te cambien de personalidad sin darte cuenta. En la distancia corta eso se ve más fácilmente.

¿Tienes algún tipo de manía al escribir?
Me impongo un horario que trato de cumplir, normalmente por las mañanas.

¿Escribes con papel y bolígrafo o con ordenador?
Ordenador. De hecho, he olvidado casi por completo escribir a mano. La letra que me sale ahora es horrenda.

¿Lo tienes todo bien atado cuando comienzas a escribir una historia o prefieres ir improvisando sobre la marcha?
Intento que así sea. Solo le doy libertad de acción a los personajes en los diálogos. La trama suele estar cerrada desde el principio.

¿Qué es lo que mejor se te da y lo que peor se te da a la hora de escribir una historia?
Creo que se me dan bien los diálogos y el humor. Mi punto flaco son las descripciones. Soy incapaz de hacer una larga descripción de un personaje, a mitad me he aburrido. Prefiero que se sepa quién es con dos pinceladas. Ah, y los títulos. Me vuelvo loco para bautizar a una obra, me salen nombres horrendos.

¿Cuánto tiempo pasa desde que se te ocurre una historia hasta que terminas una novela?
Varía de cada novela, puede ser desde unos pocos meses a más de un año. La media serían unos 4 meses.



¿Qué papel crees que tiene el marketing hoy día en el trabajo del escritor?
Creo que es muy importante “figurar” para que los lectores no se olviden de ti. Aunque, en realidad, el marketing es cosa de la editorial, y si no hace bien su trabajo el libro se venderá menos.

¿Cual crees que es el mayor error de un escritor?
No leer. Se nota mucho a la gente que se lanza a escribir sin haber leído libros antes.

¿Es mejor desarrollar la novela en un escenario conocido por el autor o es indiferente?
El conocer el escenario dota a la narración de verosimilitud. Sin embargo, se puede hacer sin conocerlo. De lo contrario no existiría la Ciencia Ficción o la Fantasía, por ejemplo.

¿Quién se esconde tras el autor?
Una persona tranquila que tiene poco que ver con la violencia que escribe. No estoy loco, en serio.

¿Qué género/s te gusta escribir? ¿Por qué?
Me gusta la novela negra, porque a fin de cuentas es lo que más leo, aunque no le hago ascos a nada. Creo que un escritor debe abandonar su zona de confort y atreverse con otros géneros e historias en los que no esté cómodo.

Si quieres saber más de Claudio Cerdán visita su web.


Share:

4 hoteles frikis en los que desearas dormir (y vivir)



Hoy voy a hablar de hoteles. Porque nosotros, los frikis, no dormimos en cualquier sitio, no, que va. Nosotros necesitamos algo más para ser realmente felices. ¿Una habitación standar con su tele, su cama y su mesa? No, por Dios. Nosotros necesitamos dormir en La Comarca, en Hogwarts o en la Batcueva. Somos así de especiales ¿qué le vamos a hacer?

Ahí van cuatro hoteles que no querrías dejar nunca. Te llevarías hasta las toallas.

Share:

Personajes literarios inspirados en la vida real

Personajes literarios inspirados en personas reales

Cuando escribimos una novela, los escritores solemos basar nuestros personajes en otras personas, ya sean de ficción o reales. Sin ir más lejos yo me inspiré en dos personas para crear a Víctor Alias: Jensen Ackles, protagonista de Sobrenatural, y yo mismo.

La literatura está plagada de casos como este, pero muchos de ellos no son del todo conocidos. Para eso estoy yo aquí, para acercaros esas curiosidades del mundo de los libros, que permanecen ocultas para muchos de los mortales.

¿Queréis conocer algunos personajes inspirados en personas reales? Pues seguid leyendo.

Drácula - Vlad Tepes

El conde Drácula es Vlad Tepes
Drácula es Vlad "El empalador"
Si habéis leído La sangre de Valaquia 1 y La sangre de Valaquia 2 sabréis quién es este personaje. Y si no las habéis leído también, claro. Este es uno de los más típicos.

El señor Vlad Tepes, príncipe de Valaquia, era un prenda, por decirlo de una manera fina. Vivió allá por el s. XV y su nombre real era Vlad Dracul. ¿Que por qué se inspiró  Bram Stocker en él para crear al Conde Drácula? Pues a ver por dónde empiezo. Con deciros que lo conocían como Vlad "El empalador" ya está dicho todo. Era un tío que disfrutaba matando y torturando. Incluso hay leyendas que hablan de que cenaba tranquilamente mientras sus enemigos morían a su alrededor de las formas más crueles: descuartizamientos y empalamientos, sobre todo.

¿Pero era un vampiro? No, supongo que no. Aunque nunca se sabe.

D’Artagnan- Charles de Batz de Castelmore

D'Artagnan es Charles de Batz de Castelmore
D'Artagnan es Charles de Batz de Castelmore

Todos conocemos a D'artagnan, protagonista de los Tres mosqueteros, de Alejandro Dumas. Pero lo que no todo el mundo sabe es que el personaje está inspirado en una persona real. Se trata de Charles de Batz de Castelmore, conde de Artagnan (sí, su nombre es el mismo). Este hombre nacido en 1613 se marchó a París para hacer carrera en el ejército. Poco a poco fue ascendiendo hasta convertirse en capitán de los mosqueteros del rey.

¿Y cómo llegó Alejandro Dumas a conocer la historia del verdadero D'Artagnan? Pues porque en el siglo XVIII un escritor que, además, fue compañero de Charles de Batz escribió un libro sobre su vida titulado: "Memorias de señor D'Artagnan, teniente capitán de la primera compañía de los Mosqueteros del Rey" (ahí va el nombrecito). En algún momento, Alejandro Dumas lo leyó, se inspiró y el resto es historia.

Sherlock Holmes –Joseph Bell

Sherlock Holmes es Joseph Bell
Sherlock Holmes es Joseph Bell
¿Cuál es el detective más conocido de todos los tiempos? El mejor, el que parte la pana es, sin duda, Sherlock Holmes. Creado por Arthur Conan Doyle, Holmes era capaz de saber cualquier cosa de la persona que tenía delante solo con observarlo un momento.

Pues eso mismo es lo que hacía Joseph Bell, un médico que con solo echar un vistazo a los pacientes podía saber qué enfermedad tenía. Era deportista, poeta y le gustaba estudiar las aves. Lo curioso es que Bell era amigo de Doyle y le encantaba que su colega le hubiera usado de modelo para crear a Holmes.

Dorian Gray-John Gray

Dorian Gray es John Gray
Dorian Gray es John Gray
Igual que Arthur Conan Doyle, Oscar Wilde también se inspiró en alguien cercano a él para crear a su Dorian Gray. Para ser exactos en su amante John Grey. Como el protagonista de la novela, John Gray era un hombre guapo, guapo de cojones (al menos para los cánones de la época). El tiempo no parecía pasar para él y todas las mujeres, y algunos hombres, suspiraban por sus encantos. 

Pero parece que no le hizo mucha gracia que Wilde escribiera un libro sobre él y, cuando la novela fue publicada, ambos hombres se distanciaron.

James Bond - Forest Yeo-Thomas - John Dee

James Bond es Forest Yeo-Thomas y John Dee
James Bond es Forest Yeo Thomas y John Dee

A veces, los escritores no nos contentamos con basar nuestros personajes en una sola persona. De vez en cuando cogemos aspectos de uno, aspectos de otro y montamos un collage. Algo como esto debió hacer Ian Fleming, creador del mítico James Bond.

Para dar vida a su personaje se inspiró en Forest Yeo-Thomas, un espía que conoció cuando formaba parte de la inteligencia británica. Este espía, conocido por su nombre en clave como "Conejo blanco", era una máquina de matar y, además, un ligón de no te menees. Tanto las mujeres como los malos caían rendidos a sus pies.

Incluso una vez fue apresado por la Gestapo y torturado. Ese suceso fue recreado, años más tarde por Fleming en la primera novela de James Bond, Casino Royale.

Por otro lado, James Bond también tiene que buscar su antecedente  en el hombre de confianza de la reina Isabel I, en el siglo XVII: John Dee. Este hombre era otra máquina. Astrólogo, matemático, ocultista... Realizó varias misiones secretas para la reina.

Pero las semejanzas no acaban ahí. Para empezar creó la Hermandad de los Rosacruces, hermandad a la que pertenece James Bond en las novelas de Fleming. Cuando salía de misión secreta y necesitaba comunicarse con la reina enviaba una misiva en la que escribía bien clarito: "Solo para sus ojos", para que solo pudiera leerla la reina. Y, por cierto, ¿a que no sabéis como llamaba a la reina en esas cartas? ¡Exacto! M, igual que la jefa de Bond.

Pero claro, la reina necesitaba saber quien le mandaba la carta, pero como estaba en misión secreta, John Dee no podía poner su nombre. Para ello usaba un seudónimo que solo la reina conocía. Ese seudónimo era 007.

Hannibal Lecter - Ed Gein - Alfredo Balli Treviño 

Hannibal Lecter es Ed Gein y Alfredo Balli Treviño
Hannibal Lecter es Ed Gein y Alfredo Balli Treviño
Como en el caso anterior, Thomas Harris también se inspiró en varias personas reales al crear al asesino sanguinario y canibal Hannibal Lecter, de su novela El silencio de los corderos.

Por un lado, tenemos Ed Gein, un prenda, igual que Vlad Tepes. Se dedicaba a robar cuerpos de mujeres que habían fallecido hacía poco para hacerse ropa y decorarse la casa. Sí, como lo leéis. Cuando la policía descubrió quién era y fue a detenerle se encontraron con calaveras a las que les había cortado la parte superior para usarlas a modo de tazas o ceniceros; más calaveras decorando los postes de su cama, lámparas decoradas con piel humana e, incluso un cinturón de pezones. No creo que Ed Gein pasara mucho por El Corte inglés ¿verdad?

Por otro lado, Harris también usó a Alfredo Ball Treviño, también conocido como "Dr. Salazar". Mató a su pareja y lo cortó en pedacitos para que entrara en una caja. El propio Thomas Harris, en el prólogo de la edición 25 aniversario de la novela, relata el encuentro que tuvo con él mientras trabajaba de periodista.


Pues hasta aquí la entrada de la semana. Si queréis, también podéis conocer la historia real de Alexander Selkirk, el hombre que inspiró el personaje de Robinson Crusoe

¿Conocéis más personajes inspirados en personas reales? ¿Habéis leído alguno de estos libros? Si es así, no dudéis en decirlo en los comentarios del blog, en Twitter, Facebook o donde os de la real gana. Yo estaré por aquí y los leeré. Siempre estoy en mi guarida.

¡Saludos!

Share:

Entradas populares

¡Suscríbete y recibe las nuevas entradas en tu mail!

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *