Sígueme en Facebook Sígueme en Twitter! Sígueme en Instagram!

Video reseña de Quinox 1: Exilio en Las puertas de la literatura


Nunca habian hecho una vídeo reseña de un libro mío. Por eso me alegré tanto cuando Carlos  Mauricio Jr. me dijo que quería hacer una del Universo Quinox. Sin pensarlo un instante le mandé  algunos libros para que los leyera y los reseñara cuando quisiera. Los que me conocéis sabéis que no estoy en esto por el dinero y que nunca me niego a enviaros un libro si me lo pedís amablemente. Por cosas como esta.

Os dejo con la vídeo reseña y, señores reseñadores y reseñadoras, si queréis reseñar un libro mío, no lo dudéis, Con un mensaje en Facebook o un email, basta.



Podéis suscribiros al canal Las puertas de la literatura de Carlos Mauricio Jr.


Share:

Orígenes perdidos. Nexo


Después de Quinox, el ángel oscuro 3: Eternos el mundo se puebla de superhéroes y gente con determinados poderes. Algunos de ellos, como Filo o Cadena Plateada ya los conocemos. Pero hay otros, personas anónimas que un buen día se encontraron con poderes que no comprendían y que no podían controlar.

Esta es la historia de uno de ellos.

Share:

Independence Day y su Big Mac

Esto es Independence Day

Decía Stephen King que sus novelas eran a la literatura lo que el Big Mac a la comida. Y no le faltaba razón. Puede que un Big Mac no esté tan elaborado o sea tan llamativo como un plato de un restaurante de cuatro tenedores, pero nadie puede negar que está bueno.

Ser un Big Mac no es malo. Al contrario. Solo es otro tipo de comida, de más fácil consumo quizás, pero rico al fin y al cabo. Y, aunque no lo creáis, hay gente que prefiere comerse un Big Mac a un Solomillo relleno de foie con reducción de vino del Montsant (sea lo que sea eso, lo acabo de buscar por internet). Lo que quiero decir es que un Big Mac mola, aunque a los sibaritas de la gastronomía les duela.

Pero vamos a dejar de hablar de comida que me está entrando hambre y son las diez de la mañana todavía. Todo esto viene a cuento del trailer de la segunda entrega (ya era hora, joder) de Independence Day. Voy a pasar por alto el subtitulo que le han puesto en España (¿Contraataque? ¿En serio? ¿Qué vamos a ver? ¿Una película de sobremesa de las cutres?). He leído comentarios de gente que no está de acuerdo con que se haga esa película. Tengo una noticia para ellos. La han hecho. Y, además, a Emerich y compañía les importa un pepino si estáis de acuerdo o no. Es SU historia, SU película y vosotros ni pincháis ni cortáis. Así son las cosas. Por cierto, aquí os dejo el trailer en castellano.



Aquí hay que tener en cuenta varios factores. El primero de ellos es el propio concepto de la película. ¿Creéis que el guionista de Independence Day se levantó un día por la mañana y pensó que quería ganar un Oscar al mejor guión? ¡Qué va! Los guiones de este tipo de películas son una mierda, y los guionistas lo saben. Tampoco buscan otra cosa. Estas películas son películas palomiteras, llenas de explosiones, algo de coña y mucha acción. El guión es lo de menos. Son películas para pasar el rato, igual que las novelas de Stephen King, Clive Cussler o Dan Brown. No busquéis más en ellas porque no vais a encontrar nada. No es su objetivo.

El otro factor, y quizás el más importante, es el factor humano. No debemos olvidar que detrás de esas películas o libros que vemos o leemos hay personas. Personas que se han llevado su curro para hacer eso que tú vas a disfrutar (o no). ¿Y si a Emerich le apetecía volver al universo de Independence Day? ¿Quién eres tú para decir que no lo haga? ¿Quién eres para quejarte de que lo haya hecho? Que yo sepa nadie nos pone una pistola en la cabeza y nos obliga a ir a ver una película. Si no te gusta, pues no vayas.

Yo, como autor, escribo novelas de fantasía y ciencia ficción, pero... ¿y si un día me apetece escribir una novela romántica que se desarrolle en el Siglo de oro español? La respuesta es fácil: la escribo y punto. Si a mis lectores les parece un error, pues que no compren el libro. Ya compraran el siguiente, que será de fantasía. O no.

Pero el caso es que pasa lo mismo en casi todos los ámbitos: la literatura, la música, el cine... No le damos libertad a los creadores para que hagan lo que les salga de las narices. Es su vida, su dinero (o el de los productores), que se lo gasten en lo que les de la gana. Ya decidiremos nosotros si nos gastamos el nuestro en ver, leer o escuchar sus obras.

¿Y a qué venía lo del Big Mac? Pues a que el Big Mac y el cine palomitero molan,
Share:

¿Qué es el Universo Quinox? Víctor Alias


Si hay un personaje en el UQ que ha pasado por muchas fases es el bueno de Víctor Alias. Lleva dando vueltas por mi cabeza desde hace... no sé, ¿12 años? Recuerdo que cuando estaba en el ejército allá por el año 2003 pasaba algunas de las eternas noches de guardia escribiendo guiones sobre Víctor, desarrollando su personalidad e inventándome historias con él como protagonista. Sí, aunque ha sido el último en llegar, Alias es el más longevo de todos.

El primer germen de Víctor Alias lo encontramos en las novelas de Clive Cussler dedicadas a su personaje Dirk Pitt (si habéis visto Sahara sabréis de quién os hablo). El protagonista de esa serie es un buceador que se mete en ciertos follones al más puro estilo Indiana Jones, siempre lleno de sarcasmo y alguna frase ingeniosa. Ese es el tipo de personaje que me gusta. Pero no fue eso lo que me animó a crear a Víctor Alias.

Dirk Pitt es un alter ego de Clive Cussler. El personaje es igual, físicamente, que su autor; les gustan las mismas cosas. Son, en definitiva, la misma persona, guardando las diferencias evidentes. Yo quería hacer algo así. Y así nació Víctor Alias. Psicológicamente, Alias soy yo. A ambos nos encantan las series, los bollos, el rock and roll clásico y somos fans incondicionales de Bon Jovi. Los dos somos muy irónicos y sarcásticos y nos gusta bromear en momentos de tensión. Es más, incluso la cazadora que Alias lleva en la portada de El templo de Salomón, está inspirada en una cazadora real que me gusta mucho, pero que Robin se cargó un día jugando.

Una vez creada la personalidad de Alias (que no fue muy difícil, como podéis adivinar) había que ponerlo a vivir aventuras. Aquí fue cuando me volví loco y la razón de que tardara tanto en escribir su novela. La primera encarnación que tuvo fue la de un escritor, exmilitar, que por azares del destino acababa buscando la mítica ciudad de la Atlántida. Esta novela tenía hasta nombre, Cartas desde el mundo perdido. No me convencía.

Entones lo convertí en un aventurero tipo Indiana Jones, que viajaba de ciudad en ciudad en busca de aventuras. Esta encarnación me parecía demasiado típica, así que lo adorné con unas cicatrices en los brazos que nunca curaban y que ocultaba permanentemente tras unas vendas. Tampoco me gustó.

Víctor Alias comiéndose uno de los bollos de Gregory.
Y entonces llegó la serie Sobrenatural y uno de sus personajes principales, Dean Winchester (interpretado por Jensen Ackles). Cuando vi el primer capítulo recuerdo que pensé: "¡Coño! ¡Es Víctor Alias!". La personalidad de Dean cuadraba perfectamente con mi personaje, eran prácticamente el mismo. Sobrenatural me dio la idea de convertir a Víctor en un cazador de entes sobrenaturales, pero ya había muchas series y libros y películas así. Pero... ¿y si mezclaba la aventura tipo Indiana Jones con los monstruos? ¿Y si hacía de Alias un cazador que viajaba por el mundo en busca de objetos místicos? ¿Qué descubría catacumbas enterradas y templos bajo tierra mientras un vampiro o un hombre lobo intentaba matarlo? Podría molar. Sería interesante y original.

Y así nació Cazadores del inframundo: El templo de Salomón. Después de esa novela decidí meterlo en el Universo Quinox porque un día imaginé una conversación entre Quinox y Alias. Dos personajes tan diferentes tenían que compartir novela en algún momento.

Y el resto, como suele decirse, es historia.

SI QUIERES LEER MÁS SOBRE VÍCTOR ALIAS:

Share:

¿Qué es el Universo Quinox?: Las series

Perdón por el diseño. Soy escritor, no diseñador gráfico.
Hago lo que puedo.

El Universo Quinox surgió hace ya varios años. Lo primero que escribí fue una trilogía de relatos, con Quinox como personaje principal, que no tenía nada que ver con la versión que todos conocéis. Está disponible en Amazon. En esta primera versión no existían los Eternos, ni las Piedras de la decadencia, ni siquiera había alas de por medio, ni Llama Blanca... Era una versión bastante más suave. Tiempo después llegó Amazon y su Kindle Direct Publishing y con ellos llegó un Quinox renovado y más trabajado. Y ahí, con ese Quinox más oscuro y con más detalle comenzó el Universo Quinox.

Share:

Entradas populares

¡Suscríbete y recibe las nuevas entradas en tu mail!

Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *