22/6/16


Tengo 35 tacos. Por mis manos (y mis ojos) han pasado cientos de libros. ¿O miles? No lo sé. Un montón. Y libros de todo tipo y género: fantasía, ciencia ficción, romántica, historia, thriller... Como también escribo novelas me fijo en ciertas cosas, supongo que todos los escritores lo hacemos. Me fijo en cómo estructura el autor la historia, qué técnicas usa... Una de las cosas que más me llama la atención es la presentación de los personajes. No me refiero a su descripción o a los motivos y anhelos que les mueven, me refiero a cómo los presentan. A cómo consiguen que esos personajes sean importantes para nosotros.

Creo que, básicamente, hay dos tipos de presentación. Ignoro si tienen algún nombre, o si hay más, lo cierto es que no he encontrado mucha información a ese respecto. Así que como yo soy un tío muy original y ocurrente, les he puesto nombre. en un alarde de originalidad les he llamado Presentación directa y Presentación indirecta.

¡Vamos a ello!

La presentación directa

Pongamos como ejemplo El camino de los reyes, de Brandon Sanderson. Al inicio de la novela nos encontramos con dos personajes, Kaladin y Shallan. La forma de presentar a estos personajes es por separado. Es decir, Kaladin con su propia trama y Shallan con la suya. Dos historias paralelas, pero independientes una de la otra. Al menos de momento.

El problema que nos encontramos con la Presentación directa es que puede sufrir altibajos. Estás leyendo las aventuras de Kaladin y, de repente, nos cambian a Shallan, un personaje del que no sabes nada y que, a priori, te importa un pepino. ¡Tú quieres saber qué pasa con Kaladin! Y eso si solo tienes un par de personajes, pero si metes más, esta forma de presentar a los personajes puede jugar en tu contra.

¿Es aconsejable hacerlo? ¿Sí? ¿No? Pues supongo que depende de como escribas. En el caso de El camino de los reyes no me está resultando ningún lastre, porque Sanderson escribe muy bien y logra con pocas palabras que ese personaje te interese. Y, sobre todo, consigue que las tramas avancen. Eso siempre es de agradecer. Pero si te dedicas a rellenar páginas como un loco sin que pase nada... puedes tener algún problema.

La presentación indirecta

Para este tipo de presentación voy a tomar como ejemplo otra super saga de fantasía: La rueda del tiempo, de Robert Jordan. En estos libros, Jordan nos presenta montones de personajes, cada uno con su propia importancia dentro de la trama. Son muchos, y podría resultar agotador seguir una trama para cada uno. Pero el autor los va presentando de manera velada hasta que logra que empatices con ellos, de manera que llega un momento en el que, ni te importa ni te choca, que cuente la historia desde su punto de vista.

Empieza la historia con Rand al'Thor y, a lo largo del primer libro, nos va presentando al resto de elenco desde los ojos del protagonista. En casi ningún momento cambia el punto de vista Seguimos a Rand, con el que nos muestra, a través de sus vivencias, a Mat, a Perrin, a Moraine, a Lan... De esa manera consigue que empaticemos con los personajes "secundarios" hasta el momento de hacerlos "principales". Cuando por fin pasamos al punto de vista de Perrin, el herrero es tan conocido por nosotros, que no solo no nos molesta, sino que aplaudimos que tenga algo más de protagonismo.

Pasa lo mismo con todos y cada uno de los personajes. Primero los presenta desde los ojos de un personaje asentado y, después, le dedica un capítulo a él solo.

Personalmente, me gusta más este tipo de presentación aunque, claro, a veces por exigencias del guión no se puede hacer.

¿Y a vosotros? ¿Cuál os gusta más?

0 susurros en la guarida:

Carlos Moreno Martín. Con la tecnología de Blogger.

¡Suscríbete y recibe las nuevas entradas en tu mail!

El rincón del Community Manager

Archivo

Posts populares