20/9/16



En la historia hay mucho misterio, ya sabéis que sí. Y no me refiero a fantasmas y Ovnis, que también. Me refiero a misterios terrenales, reales. Uno de ellos es el misterio de la Colonia perdida de Roanoke.

Todo empezó a mediados del siglo XVI, cuando la corona inglesa decidió comenzar su andadura por tierras americanas. Sir Humphrey Gilbert, un explorado británico, habló con la reina y consiguió que autorizara la instalación de una colonia en costas norteamericanas. Para ello eligieron la isla de Roanoke, en la actual Caronlina del Norte (por aquél entonces era el condado de Dare).

La colonización no fue fácil. A la falta de recursos de la isla, hubo que sumar la mala leche de los indigenas (los croatoans y los seatoans), que empezaron muy bien, pero terminaron como el Rosario de la Aurora. Tanto es así, que los colonos decidieron aprovechar que el pirata Sir Francis Drake pasaba por allí y darse a la fuga con él.

Unos cuantos años después fue el senador John White el que se armó de valor y decidió intentarlo una vez más. Llevó otra tanda de colonos, en la que había tanto mujeres, hombres y niños (y puede que hasta algún perro).

Estando allí, intentó restablecer relaciones con las tribus del lugar, pero los nativos no estaban muy por la labor. Sin embargo, los dejaron estar, simplemente se ignoraron mutuamente. Hasta que un día, un colono apareció asesinado en la orilla del mar. Evidentemente, White y sus hombres les echaron las culpas a los nativos y se lió parda. Los colonos, asustados, le pidieron a White volver a Inglaterra, pero él tenía una idea mejor. Se iría él (que listo el tío) y traería más hombres con los que defenderse y más alimentos y recursos.

Antes de irse les dejó dicho a los colonos (entre los que se encontraba la recién nacida Virginia Dare, primer nacimiento inglés en tierras americanas y nieta de John White) que, si pasaba algo, un ataque o algo similar, tallaran en un árbol de la zona una Cruz de malta, para que cuando él volviera, supiera que se habían tenido que ir. Y allá que se fue, dejando la promesa de que volvería en un par de años.

Cuando White llegó a Inglaterra, la guerra entre España e Inglaterra estaba en su punto más álgido y la reina dijo que no, que ni de coña se llevaba cuatro o cinco barcos a cruzar el Atlántico, que los necesitaba para aplastar a los españoles.

Así que el regreso a Roanoke se hizo esperar un poco y cuando White logró volver en 1591 allí no había nadie. Solo quedaban los restos de una fortaleza que había sido saqueada y destruida. Buscaron la cruz de Malta, que los colonos desaparecidos debían haber grabado en algún árbol, sin éxito. Solo había una pista: la palabra CROATOAN tallada en un árbol y la sílaba CRO grabada en otro.

White quiso quedarse a investigar dónde estaba su gente, pero una terrible tormenta se desató sobre la isla y el capitán del barco dijo que, o se largaban o esa noche dormían en el fondo del mar. Así que se se fueron y nuca más volvieron. Así nació el misterio de la colonia perdida. Más de cien personas desaparecieron sin dejar rastro.


Posibles explicaciones

Desde ese momento, corrieron ríos de tinta sobre el tema y las especulaciones no se hicieron esperar. Una de ellas hablaba de un ataque externo, de los españoles o alguna tribu nativa, pero la ausencia de la Cruz de Malta (que indicaba que habían recibido un ataque) negaba esa posibilidad. Algo que no termino de entender, porque si era un ataque, a lo mejor nadie había podido tallar la dichosa cruz.

Tampoco era posible que los colonos se hubieran vuelto a Inglaterra por su cuenta, pues habrían dejado constancia.

Otra posibilidad es que los colonos, ante la falta de recursos se hubieran ido con la tribu de los Croatoans. Eso explicaría la palabra Croatoan en un árbol, pero no explicaría por qué en un árbol cercano solo está la sílaba CRO. Es como si se hubieran ido con tanta prisa que el que escribió eso, no tuvo tiempo de completar la palabra.

Como no se encontró ningún cuerpo, se barajó la posibilidad de que hubieran sido víctimas de alguna tribu canibal, pero no se tenía constancia de ninguna en la zona, así que tampoco podía ser.

Las especulaciones han seguido hasta nuestros días. La última y la más moderna nos dice que los colonos de Roanoke se mezclaron con la tribu de los Lombee. Esta tribu, actualmente, tiene ojos grises y rasgos caucásicos y hablan una lengua bastante similar al inglés. Bien podrían ser descendientes de esos colonos.

Seguro que seguiremos buscando explicaciones, igual que lo hacemos con todo. Los seres humanos somos así. Pero hasta entonces solo nos queda especular. ¿Y vosotros? ¿Tenéis alguna teoría? ¿Conocéis más casos de desapariciones extrañas?

Lo mejor de todo es que este misterio ha dado lugar a una misteriosa leyenda relacionada con  la palabra Croatoan. Os hablaré de ella en la siguiente entrada.

¡Saludos, Eternos!

PD: Por cierto, que me acabo de enterar de que la nueva temporada de American Horror Story trata sobre este tema. Así que ya sabéis, tal vez nos sirva para ampliar conocimientos. O nos den una explicación.


0 susurros en la guarida:

Carlos Moreno Martín. Con la tecnología de Blogger.

¡Suscríbete y recibe las nuevas entradas en tu mail!

El rincón del Community Manager

Archivo

Posts populares