4/1/17



Muy buenas, Eternos:

He estado unas semanas desconectado de casi todo. No ha sido por vacaciones de Navidad, ya quisiera. He estado bastante malito, con fiebres altas y, cuando mejoré, fue mi chica la que se puso enfermó. Así que he estado bastante perdido.

Pero parece que ya va todo más o menos bien, así que vuelvo a la carga. ¿Recordáis que una de las últimas entradas fue sobre libros que predijeron el futuro? Uno de ellos era Futilidad de Morgan Robertson. Durante la documentación para la entrada descubrí que las similitudes no se quedaban solo en el nombre del barco y el naufragio. No, había mucho más. Por eso he decidido dedicarle una entrada solo para él solito.

¡A ver qué os parece!

Para esta portada no se han inspirado en el
Titanic. No, que va.
Supongo que vosotros también conoceréis la historia. Un barco, un gran trasantlántico. El más moderno y lujoso de su época. Se consideraba inhundible. En uno de sus viajes se estrella con un iceberg y se hunde, muriendo en el naufragio casi todo el mundo.

¿Os suena? No, no es el Titanic. Hablamos de Titan, el "protagonista" de la novela Futilidad de Morgan Robertson, escrita 15 años antes de que el Titanic se fuera a pique. Esa es la historia y casualidad que yo conocía, pero es que hay más. Mucho más.

Aparte de los sucesos en sí y el nombre (vaya puntería que tuvo Robertson) también hay otras muchas similitudes que me han dejado muy mal cuerpo. La novela en sí no trata sobre el hundimiento del Titán, pero es una parte de ella. Es más bien una novela de aventuras que se desarrolla a partir del naufragio.



Las similitudes son muchas. Vamos con ellas:

  1. La eslora era más o menos igual en los dos barcos (Titán: 244 m; Titanic: 269 m).
  2. Tenían el mismo sistema para evitar el hundimiento (a ninguno de los dos les sirvió de mucho).
  3. Contaban con el mismo número de tripulantes (3000).
  4. En el naufragio de Titán mueren 2500 personas, en el del Titanic 2200.
  5. El Titán choca con el iceberg a 22 nudos de velocidad. el Titanic a 22,5.
  6. Ambos llevan menos botes salvavidas de los que permitía la ley.
  7. Las rutas son iguales pero en sentido contrario. El Titanic va de Inglaterra a Nueva York y el Titán de Nueva York a Inglaterra.
  8. En la novela, el Titán tiene un accidente al chocar contra otro barco del embarcadero. El Titanic estuvo a punto de tener el mismo accidente, pero logró esquivarlo en el último momento.
Se dice, se cuenta y se rumorea que el señor Robertson tenía poderes extrasesoriales y podía ver el futuro. Además de Futilidad, en 1914 escribe un relato corto llamado Beyond the Spectrum en el que habla de unas armas que tienen sospechosos parecidos con las armas nucleares, además de dejar caer una posible guerra en EEUU y Japón.

No sabemos si Robertson tenía poderes de verdad, pero si no es así, la casualidad es mucha, sobre todo en Futilidad. ¿Qué opináis al respecto?




0 susurros en la guarida:

Carlos Moreno Martín. Con la tecnología de Blogger.

¡Suscríbete y recibe las nuevas entradas en tu mail!

El rincón del Community Manager

Archivo

Posts populares